elpais
Jose Maria Irujo

Altos funcionarios de los gobiernos de Guinea Ecuatorial y de Ucrania cobraron presuntamente comisiones millonarias por facilitar la compra de material militar, armas, helicópteros de combate y barcos, para la antigua colonia española en África, según un reciente informe de la Policía Judicial de Canarias al que ha tenido acceso EL PAÍS. El documento afirma que Vladimir Kokorev, presunto testaferro de Teodoro Obiang, presidente de Guinea Ecuatorial, fue la persona que pagó los sobornos a políticos y asesores próximos al dictador para que “el jefe” (Obiang) autorizara las compras. Entre los receptores de los pagos está su yerno Fausto Abeso Fuma, actual ministro de Aviación.

Teodoro Obiang, en Libreville en 2009.
Teodoro Obiang, en Libreville en 2009. GETTY IMAGES

La venta entre 2001 y 2007 a Guinea Ecuatorial de varios helicópteros de combate M1-24 , equipados con munición (misiles y bombas de fragmentación) y pilotados por tripulaciones militares, coincidió con un supuesto golpe de Estado contra Obiang con el que Kokorev mantuvo supuestamente una conversación telefónica en diciembre de 2003 en la que el dictador le urgió a agilizar la entrega de los aparatos, según relata este último en documentos y contratos intervenidos por la Policía en sus domicilios de Madrid y Las Palmas remitidos a un Juzgado de esa ciudad que investiga el caso.

Los contratos y el pago de las presuntas comisiones aparecen en numerosos archivos informáticos intervenidos por la Policía y analizados durante meses por expertos y peritos policiales. Vladimir Kokorev, de 62 años, profesor de historia, fue detenido en Panamá en septiembre de 2016 junto a su mujer Julia, de 64, periodista, y su hijo Igor. Los tres fueron extraditados a España e ingresaron en prisión, hasta la reciente puesta en libertad condicional de los dos últimos tras el pago de una fianza. Se les acusa de tráfico de armas, blanqueo de capitales y fraude fiscal.

El ruso Vladimir Kokorev, preso en España, fue el intermediario de las ventas. El material de guerra se compró en Ucrania

La investigación sobre la familia Kokorev se inició hace 12 años al detectar el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) que su sociedad Kalunga Company había recibido 30 millones procedentes de la Tesorería General de Guinea Ecuatorial. Los pagos se hicieron en la cuenta de la citada sociedad abierta en un banco español en Las Palmas.

La investigación policial acredita que alguna de las transferencias millonarias que recibió Vladimir Kokorev coinciden con la venta de los helicópteros y las armas, cuyos proveedores estaban en Ucrania y Rusia. En las conclusiones del informe de 200 páginas, fechado el pasado 13 de noviembre, la Policía afirma que “ se han hallado abundantes indicios de que dichos negocios de índole internacional han estado estrechamente relacionados con el pago de indebidas y muy cuantiosas comisiones controladas por el investigado Vladimir Kokorev, a altos funcionarios de la República de Guinea Ecuatorial y también se han hallado indicios de la corrupción de altos funcionarios de Ucrania en la realización de dichos negocios”.

La venta de dos helicópteros supuso a las arcas de Guinea Ecuatorial un sobrecoste del 44 por ciento del coste real del contrato

El informe señala como receptores de estas presuntas comisiones ilegales a altos cargos del Gobierno de Guinea Ecuatorial en las fechas en las que se efectuaron las ventas. Se trata de Agustín Ndong Ona, general de Brigada e Inspector General de las Fuerzas Armadas; Fausto Abeso Fuma, yerno del presidente Obiang y director general de su Gabinete Militar; y Hassan Hachem, asesor personal del dictador. Por parte de Ucrania, el país donde se adquirió el material, se pone el foco en Tereshenko Yuri Fedorovich, supuesto miembro de la inteligencia exterior ucraniana, según los documentos de Kokorev, y Vladimir B. Evdokimov, otro funcionario ucraniano.

El general Agustín Ndong Ona posa junto a uno de los helicópteros de combate comprados por Kokorev.
El general Agustín Ndong Ona posa junto a uno de los helicópteros de combate comprados por Kokorev.

OBIANG: “NECESITAMOS LOS APARATOS AHORA”

J. M. I.

En la documentación incautada por la Policía en las viviendas de Vladimir Kokorev en Madrid y Las Palmas destaca la transcripción de una supuesta conversación de este último con el presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang en la que el dictador urge la entrega de los helicópteros de combate.

Según describe el propio Kokorev, la charla se produjo el 7 de diciembre de 2.003, y la describe así: “Yo estaba en Moscú y me llamó Fausto Abeso diciendo que el jefe quiere hablar conmigo… Necesitamos estos aparatos especialmente ahora, me dijo él… Me dijo que en el país hubo una intentona de golpe de Estado, así sin más. Cuando yo le pregunté como estaba, Obiang me contestó que todo está bajo control y solo queda resolver un par de cabos sueltos. No le menciono los nombres, pero algunos de ellos usted debe conocer muy bien, me dijo él”.

Kokorev relata, también, que Obiang le preguntó cuando estarían listos los aparatos para ser embarcados a Guinea Ecuatorial y si su tripulación estaba contratada o no. “Especialmente él insistía en que la tripulación debe tener una experiencia de combate”. Supuestamente hablaron, también, de las averías que sufrieron otra partida de helicópteros suministrada dos años antes.

La Policía ya había detectado al iniciarse la investigación que Kokorev había transferido sumas millonarias a Fausto Abeso, el yerno del dictador es marido de Anita Mbasogo, hija de Obiang, según se desprende de la investigación judicial. Además de ocupar la dirección general del Gabinete Militar fue embajador de Guinea Ecuatorial en Moscú.

Las transferencias desde las cuentas de Kalunga a Fausto Abeso se hicieron entre diciembre de 1999 y julio de 2003, según acredita una investigación de la Fiscalía Anticorrupción. ¿Por qué envió usted este dinero?, preguntó el fiscal Luis Del Río Montes de Oca al ruso, y este respondió: “Era un préstamo que le hice para que se construyera un chalé y como pago de combustible en mi negocio de transporte”. Según su versión, el yerno del dictador le ha devuelto “más de la mitad” del supuesto préstamo. La aparición ahora de los contratos de armas y los pagos recibidos, en opinión de los investigadores, desmontan esta versión.

Según la Policía, varios archivos informáticos en ruso intervenidos a Kokorev apuntan “al pago de fuertes comisiones a los sujetos citados dando como resultado el incremento muy importante de los contratos conseguidos por Kalunga (es decir por Kokorev) en detrimento de las arcas de la República de Guinea Ecuatorial y la obtención de beneficios inicuos y desproporcionados que han podido ser, posteriormente, objeto de transformación en bienes de naturaleza inmobiliaria en el marco del delito de blanqueo de capitales”.

La intermediación de Kokorev en la venta de los dos helicópteros “supuso a las arcas de Guinea Ecuatorial un sobrecoste superior al 44 por ciento del coste real del contrato”, ya que, según los contratos intervenidos se compraron en Ucrania por 3 millones y vendieron por más de 5.3 millones, según la investigación judicial. “Y lo que es aún más relevante, es que el destino de este notorio sobrecoste pudo corresponder a los desproporcionados beneficios del investigado (remanente de 1.239.200 dólares) y a comisiones controladas por este. A Tito (Abeso Fuma de 100.000 dólares; a Agustín (Ndong Ona) de 50.000; y bajo concepto de Guinea por un millón de dólares”, dice el informe.

La Policía encontró  documentos oficiales falsificados y describe indicios de corrupción en  altos funcionarios de Ucrania

Los agentes destacan que en esta larga investigación ya se habían detectado anteriormente importantes pagos desde las cuentas de la sociedad Kalunga a todos los investigados, incluyendo al asesor del presidente Hassan Hachem por lo que apuntan a que esa última comisión bajo el concepto “Guinea” puede referirse también a ellos.

Los investigadores destacan la aparición de cartas en las que Vladimir Kokorev “imparte precisas instrucciones” a Fausto Abeso Fuma, entonces director del Gabinete Militar de Obiang, al que llama “ Tito”, sobre la compra de los helicópteros de combate, además de sus viajes juntos por Europa con sus esposas.

La Policía otorga una especial relevancia a Hassan Hachem, asesor personal del presidente Obiang. Vladimir se refiere a él como Xacah y el informe interpreta que la X que aparece en los documentos del ruso donde se describen los pagos de comisiones es Hassan Hachem. Sobre este último resalta su cercanía e influencia sobre Obiang del que aseguran es “una figura clave para la aprobación de los contratos que interesan dado que se actúa fuera de procesos reglamentados administrativamente, según parece, respecto de países más avanzados democráticamente”. Y añaden que Hassan Hachem “debió tener un papel muy relevante” para la aprobación por la presidencia de los contratos de armamento ofrecidos por Kokorev.

Los autores del informe destacan la aparición entre los archivos de Kokorev de distintos “montajes” y falsificaciones en documentos que pudieran corresponder a borradores de contratos confeccionados supuestamente por el investigado. “En muchos casos dichos montajes se logran insertando en capas independientes imágenes que se corresponden a fragmentos de otros documentos”, dice el informe. En todos los casos las falsificaciones pretenden simular documentos oficiales de Guinea Ecuatorial, Ucrania y otros países extranjeros.