La Asociación Pro Derechos Humanos de España condena con toda contundencia la deplorable conducta de las fuerzas de seguridad que intervinieron el pasado 6 de febrero en la detención del activista antitaurino Óscar del Castillo en la plaza de toros de Valdemorillo. Por lo que puede apreciarse en la grabación difundida por los medios de comunicación, estando detenido el activista en actitud claramente pacífica, un guardia civil le interroga con una agresividad desproporcionada, le golpea, le humilla, le amenaza con reventarle la cabeza e insulta gravemente a su hija de 9 años. Siendo esta conducta injustificable para un miembro de fuerzas de seguridad en una democracia, lo más preocupante es que dicho comportamiento tiene lugar estando presentes varios miembros más pertenecientes a la policía local y a la guardia civil, no interviniendo ninguno de ellos para impedir este claro abuso.
La Asociación Pro Derechos Humanos de España recuerda que un detenido sigue siendo un ciudadano con derechos, y el comportamiento de estos agentes del Estado, tanto del que perpetra los abusos como del resto, que sigue indiferente ante los abusos, vulnera gravemente los derechos humanos del detenido. No es propio de una democracia que un detenido por protestar sufra amenazas y vejaciones como las que pueden apreciarse en el vídeo difundido.

 

Guardia_Civil-Abusos_policiales-Espana